Instalar un call center en casa, ¿es posible?

Instalar un Call Center en casa puede resultar una muy buena solución tanto para aquellas empresas pequeñas o autónomos que no cuentan con una oficina física, como para los grandes negocios que prefieren mantener a parte o a la totalidad de su plantilla trabajando en remoto.

En cualquiera de los dos casos es necesario contar con un servicio de Atención al Cliente de calidad, pero muchas pequeñas empresas desatienden las relaciones con los usuarios ya que consideran que puede resultar demasiado costoso. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. 

Por otra parte, en el caso de las grandes empresas, en ocasiones, les resulta más rentable que sus empleados realicen televenta desde casa, y en otras situaciones son los propios agentes los que solicitan trabajar en Call center desde casa.

En los siguientes apartados te explicamos paso a paso cómo instalar un Call Center en casa, sin necesidad de realizar una inversión inicial elevada, independientemente del tipo de negocio que regentes. 

Cómo montar un Call Center en una casa paso a paso

Para explicarte de manera fácil y rápida cómo montar un Call Center en casa hemos dividido el proceso en diferentes etapas, todas ellas muy sencillas y económicamente muy asequibles. 

Paso 1: conexión a Internet

Lo primero con lo que has de contar, si estás pensando en instalar un Call Center en casa, es con una buena conexión de banda ancha. Esto es imprescindible ya que la centralita virtual con la que vamos a trabajar funciona con telefonía VOIP, es decir Voz sobre Protocolo de Internet, por lo que como su nombre indica, tener una buena conexión a Internet va a ser necesario. 

Paso 2: ordenadores y micrófonos

Una vez que contamos con una buena conexión a Internet deberemos adquirir el equipamiento. Lo bueno de que la centralita sea virtual es que no necesitamos una gran infraestructura física, lo que abarata los costes de manera considerable. 

En realidad, lo único que vamos a necesitar va a ser un ordenador y unos auriculares con micrófono. No precisamos ni siquiera un teléfono para realizar o recibir las llamadas, ya que lo haremos directamente en la pantalla del dispositivo desde el que estemos trabajando.

Paso 3: elegir el proveedor de VOIP

Ha llegado la hora de elegir al proveedor de VOIP. Este punto es crucial, ya que debido a la alta demanda de esta tecnología son muchas las empresas que ofertan servicios de este tipo, por eso, es imprescindible que a la hora de decidirte por el tuyo tengas en cuenta una serie de criterios. Estos son algunos de los más importantes:

  • Asesoramiento previo: un buen proveedor te asesorará a la hora de elegir las tarifas más adecuadas para tu tipo de negocio y estudiará contigo los usos que vayas a hacer de sus aplicaciones.
  • Configuración del sistema: una vez elegido el sistema es importante que se lleven a cabo todas las configuraciones necesarias.
  • Mantenimiento preventivo y asistencia técnica: es importante que el proveedor que elijamos cuente con un servicio de mantenimiento en remoto y de asistencia técnica de calidad. 

Paso 4: elegir el software de centralita virtual

Elegir el software de centralita virtual puede llegar a ser un quebradero de cabeza, pero si has elegido un buen proveedor de VOIP, en el paso anterior, ellos se encargarán no solo de asesorarte sobre qué software necesitas, sino que también llevarán a cabo la instalación y configuración del mismo. 

Además, puedes solicitar un pequeño curso de formación en el que te expliquen cómo funciona el sistema y cuáles son las posibilidades de integración con aplicaciones de terceros que soporta el sistema instalado. 

Paso 5: seleccionar a los agentes

Este paso va a depender del tamaño de tu empresa. Si eres un autónomo o una pyme puedes contratar a una persona que se encargue de la Atención al Cliente, aunque en muchos casos no es necesario. 

Lo bueno que tiene la centralita virtual es que, en los momentos en los que no estés en casa, podrás recibir y enviar llamadas desde cualquier lugar donde tengas un dispositivo conectado a Internet. Por lo que si tu volumen de trabajo y la naturaleza de tu negocio te lo permite puedes atender el Call Center tú mismo, desde cualquier lugar. 

Por otra parte, si eres una gran empresa a la que le interesa que algunos o todos sus agentes del Call Center teletrabajen deberás negociar con cada uno de ellos las condiciones concretas en las que se desarrollará esta modalidad de trabajo. 

Paso 6: formación, puesta en marcha y coordinación

Por último y una vez que tienes todos los pasos previos completados es hora de poner en marcha tu Call Center. Es importante que los agentes tengan la formación suficiente como para sacar el máximo partido a la centralita virtual.

Además, es conveniente que, aunque no estén trabajando en las oficinas de la compañía, no se sientan abandonados, por lo que el trabajo de coordinación, sobre todo en el caso de contar con muchos agentes, es imprescindible. 

Contacta con nosotros

¿Quieres hablar con nosotros?

Mas IP » Todos los artículos » Instalar un call center en casa, ¿es posible?