Una historia de un Call Center conmueve al mundo

Las historias que se desprenden del contacto humano que facilitan los centros de llamadas son, en ocasiones, increíbles. Los que trabajan como operadores en un Call Center lo saben bien y no hace falta llevar años en atención al cliente para que alguna de las llamadas se convierta en una experiencia que va más allá del trato cliente-empresa. No hay que olvidar que los centros de llamadas conectan personas y, en ocasiones, la conexión puede llegar a generar vivencias maravillosas o aterradoras.

En el caso que vamos a contaros la historia nos deja las dos caras de esa moneda: una profunda tristeza y una inmensa esperanza.

«No vienen a verme»

La historia arranca en la ciudad argentina de Córdoba. En un call center de esa ciudad trabaja Sofichiarini123, una usuaria de Twitter que no pudo esconder al mundo la tristeza que le provocó la llamada de un usuario.

Según explica en su red social, le entró la llamada de un hombre entrado en años o, como ella cuenta, un “viejito”. El anciano quería instalarse en casa un sistema de Wifi para conectar a Internet. Nada extraño hasta ese momento. Seguramente Sofi estaba acostumbrada a recibir a lo largo de la semana miles de llamadas solicitando ese tipo de servicios. El anciano, “muy amable por cierto” aseguraba Sofi, solicitaba instalación de Wifi en su domicilio pero lo que desmontó totalmente a la operadora fueron los motivos por los cuales el “viejito” quería poder acceder a la red en casa.

Según cuenta la operadora, el anciano le confesó con voz muy triste que sus nietos no querían visitarle… porque no tenía internet.

Imaginamos la reacción de la operadora porque cualquier persona con un mínimo de corazón debería sentir una profunda tristeza al escuchar algo así. Y por muchos motivos; por empatía con la pena del anciano, por la deshumanización de la sociedad, por el desapego de las nuevas generaciones a sus mayores o por la educación que les estamos dando a esos jóvenes colgados 16 horas al día a una pequeña pantalla de Smartphone.

«Nunca dejen que sus abuelos se sientan asi. Nunca»

En poco más de una semana el mensaje de Sofichiarini123 ha alcanzado más de 75.000 retuits y 145.000 ‘me gusta’ y ha provocado una ola de solidaridad hacia esos “viejitos” que llegan al final de sus días y se sienten solos. Incluso algunos usuarios de la red social han iniciado sus propias campañas de sensibilización para que las familias se encarguen de sus mayores y les den los cuidados que merecen.

Desde aquí queremos poner nuestro granito de arena contando esta historia. No hace falta que se acerquen fechas especiales como la Navidad para acercarnos a nuestros mayores. Desconectémonos de vez en cuando. Pisemos el suelo. Acerquémonos a los demás. Miremos más, escuchemos más, abracemos más, besemos más. Y pensemos que lo que sienta la piel es siempre más real.

Contacta con nosotros

¿Quieres hablar con nosotros?